Portada del sitio > Noticias > Ideario de buenas prácticas medioambientales

Ideario de buenas prácticas medioambientales

Adoptado en el Real Jardín Botánico Juan Carlos I

Martes 24 de febrero de 2009, por ALCA-REP

En los jardines botánicos trabajamos en la investigación, conservación y divulgación botánica, pero también estamos plenamente volcados en la conservación y mejora del medio ambiente en general.

Conscientes de que nuestra actuación no solamente repercute en el propio Jardín, sino que es observada y puede ser imitada por los miles de escolares, estudiantes y público en general que acuden a las instalaciones, lo hemos puesto por escrito y nos hemos comprometido con este "Ideario de buenas prácticas medioambientales" que se resume a continuación.

La relación es breve porque es la primera que hacemos y parte de la dirección de este Jardín pidiendo a los trabajadores y colaboradores del mismo, y muy especialmente a los compañeros de otros jardines botánicos, el envío de sugerencias y nuevas prácticas que podamos añadir a la lista, con el objetivo de disponer de un buen código de conducta ambiental, abierto, común y que pueda ser asumido y divulgado en nuestro ámbito.


Ideario de buenas prácticas medioambientales

1. Topografía y paisaje

1.1. En el diseño y preparación del terreno se evitarán las modificaciones que puedan favorecer la pérdida de suelo por erosión. Se corregirán a este efecto posibles errores en ejecución de obras y anteriores actuaciones.

1.2. En la medida de lo posible se tenderá a conformar pantallas, elevaciones o colinas que minimicen el impacto visual y acústico de elementos perturbadores (autovía, ferrocarril, industrias, cárcel…) ajardinando dichas pantallas buscando objetivos estéticos, de colonización por la fauna y de aprovechamiento divulgativo.

1.3. Se crearán paisajes armónicos e integrados en el medio y con bajos requerimientos de aportes (pesticidas, abonos, agua, cuidados, etc).

2. Suelo

2.1. Se priorizará la conservación de la estructura del suelo, manteniendo una actuación lo más sostenida posible potenciando la integridad de los ecosistemas.

2.2. Se mantendrá protegido el suelo, evitando la erosión con el laboreo adecuado en el momento oportuno y reduciendo al mínimo tiempo la permanencia de los suelos desnudos.

2.3. Se evitarán prácticas de siega o desbroce total, el empleo masivo de herbicidas o la retirada de la capa fértil del suelo.

2.4. Deberá compatibilizarse la fertilidad del suelo con el mantenimiento de la actividad biológica y de su naturaleza física y mineral.

2.5. La aplicación de abonados y enmiendas se practicarán teniendo en cuenta las condiciones climatológicas, el estado del suelo y las características del terreno para evitar la contaminación.

3. Especies vegetales

3.1. Se reservarán, en el espacio sobre el que se actúe, algunas superficies para el desarrollo de vegetación espontánea al objeto de conservar la diversidad florística.

3.2. Se favorecerá la diversificación de ambientes para incrementar la diversidad faunística y para evitar grandes pérdidas por plagas o enfermedades específicas.

3.3. Se evitarán en lo posible, los céspedes y, si acaso, se emplearían mezclas con leguminosas que permitan el aprovechamiento del nitrógeno.

3.4. Se eludirá la utilización de plantas modificadas genéticamente.

3.5. Fuera de los recintos de colecciones se emplearán, en lo posible, semillas, plántulas y material de viveros adaptados a la zona, que requieran pocos cuidados y agua y capaces de reproducirse autónomamente.

3.6. Se preferirán las especies autóctonas y ecotipos y variedades no híbridas.

3.7. Se rechazarán las plantas mal conformadas, portadoras de enfermedades, con heridas o con porte diferente al natural.

3.8. Se evitarán podas y recortes en árboles que alejen a éstos de su porte natural, que a lo largo de milenios de evolución ha resultado ser el más adaptado y resistente frente a factores bióticos y climáticos.

3.9. Se evitará el uso de las consideradas “especies invasoras” con comportamiento invasor probado o probable por el riesgo de que colonicen ambientes naturales próximos que desplacen a la vegetación autóctona. En el caso de representantes de éstas en el Jardín Botánico el cultivo se controlará evitando su dispersión fuera del recinto (retirada de frutos y semillas, utilización en su caso de ejemplares del mismo sexo, control de plantones espontáneos…).

4. Materias primas

a) Actividades de educación ambiental:

Como recurso para los talleres y cursos que se imparten en el jardín Botánico se utilizan mayoritariamente productos de las mismas plantas del jardín (ejs.: piñas untadas en miel y con semillas adheridas para alimentar a las aves, frutos secos para diversos talleres, mimbre, sauco y enea para artesanías, lavanda y otras aromáticas para ambientadores, tintes de origen vegetal para decorar camisetas, plantas para elaborar jabones,…)

El papel se tritura y se emplea en múltiples aplicaciones en diversos talleres (fabricación de papel para distintos usos, rellenos, modelados, camas para animales...).

En los Talleres de Educación Ambiental se reutilizan, además de productos vegetales del propio JB productos derivados del reciclaje doméstico: bricks, cajas, envases de yogures, corchos, latas, para múltiples usos (juguetes, macetas, artesanías, experimentos…)

b) Trabajos de jardinería:

En todos los trabajos de jardinería se aprovechan innumerables recursos proporcionados por el suelo o las plantas del JB: como tutores para plantas jóvenes se utilizan restos de poda de plantaciones de bambú u otras plantas, los troncos y madera muerta se utilizan como soporte de plantaciones (orquideario, escuelas botánicas…) o como mobiliario de trabajo (banquetas, mesas, carteles…).

Una buena parte de los recintos del JB disponen de bordillos separadores de plantaciones y caminos elaborados mediante cantos rodados del mismo campus, y el drenaje que se incorpora al cajeado de los caminos se elabora con zahorra y gravas de los terrenos de la Universidad.

Los animales del JB se alimentan de desechos de huerta y resto de plantaciones.

Se han recuperado cerca de 250.000 m3 de tierras procedentes de obras de urbanización de la propia Universidad y de otras obras próximas para conformar las colinas y vaguadas que en el JB dan dinamismo y volumen al paisaje y crean micro-hábitats para distintas plantas, y para limitar en el campus universitario el impacto acústico de la autovía próxima y de la línea de ferrocarril. Tales aportes se realizaron sin coste económico para la UA pues fueron las contratas implicadas las que asumieron los costes y además ahorraron viajes y tasas de vertedero.

Las buenas prácticas adoptadas son las siguientes:

4.1. Se priorizará el consumo de recursos naturales (madera, piedra, arenas y gravas), preferiblemente extraídas en la misma zona.

4.2. Se optará por materias y productos ecológicos con certificaciones que garanticen una gestión ambiental adecuada (materiales extraídos con el mínimo impacto negativo, madera procedente de reciclado o de explotaciones sostenibles, etc.).

4.3. En las adquisiciones se evitará el exceso de envoltorios y se preferirán los envases de un tamaño que permita reducir la producción de residuos de envases, prefiriéndose los envases fabricados con materiales reciclados, biodegradables o que puedan ser retornables a los proveedores.

4.4. Siempre que sea posible se recurrirá a proveedores locales para economizar gastos e impacto del transporte, y para contribuir al desarrollo local.

4.5. Se familiarizará a los trabajadores y colaboradores con el significado de los símbolos o marcas “ecológicos” como las ecoetiquetas de AENOR Medio Ambiente, Distintivo de Garantía de Calidad Ambiental, Etiqueta ecológica de la Unión Europea, Agricultura Ecológica...

4.6. Se evitará emplear la turba como sustrato, ya que es un recurso con muy lenta capacidad de renovación.

4.7. Compostaje: únicamente se utilizará como sustrato y/o abono el compost y sus derivados y mezclas procedente de materias recicladas producidas en el propio jardín. 1.

(1) El Jardín Botánico de la Universidad de Alcalá de Henares no compra desde hace años fertilizantes, mantillo u otro tipo de sustratos enriquecidos sino que alimenta sus plantas con el mantillo de producción propia. Esta autosuficiencia supone para el jardín un importante ahorro que permite el desarrollo en otras áreas de actuación. Además, esta producción sirve como recurso didáctico integrado en la zona de la Huerta Ecológica de forma que complementa y apoya de manera importante la filosofía general del desarrollo de unas buenas prácticas agrícolas.

Se dispone de una biotrituradora en la que se trituran finamente los restos vegetales procedentes del barrido de hojas, los restos no aprovechables de la huerta, e incluso ramas de poda con un diámetro de hasta 12 centímetros. Se aprovechan también otros restos orgánicos de elevada calidad, como los procedentes de las camas de cobayas y ratones del Animalario de la Universidad (excrementos mezclados con médula estéril de chopo que se retiran semanalmente), el estiércol de los caballos de las cuadras del Servicio de Deportes de la Universidad y los excrementos de las 20 gallinas y 2 cabras que se alojan en un recinto de la Huerta.

Se dispone de 4 compostadoras facilitadas en su día por Ecocampus y el rendimiento anual es de 3.600 kg, de mantillo, que se reparten entre la huerta, una hectárea de rosaleda, diferentes árboles y arbustos del Jardín Botánico e incluso en los jardines de los edificios de la Universidad. Y la calidad del compost es muy superior a la de los que se comercializan.

5. Residuos

5.1. En la medida de lo posible se reducirá la generación de residuos y éstos se gestionarán adecuadamente para evitar la contaminación evitando daños ambientales y a la salud de las personas, informándose de las características de los residuos y de los requisitos para su correcta gestión.

5.2. Los residuos que no se puedan reutilizar se depositarán en los contenedores dispuestos para ello para retirar por los Servicios Municipales o o se trasladarán al vertedero o punto limpio adecuado.

5.3. Se elegirán materiales con tratamientos no tóxicos ni peligrosos y se evitará el uso de plásticos, sobre todo los que tienen cloro como el PVC. Se utilizarán contenedores biodegradables cuyos desechos poseen una mayor aptitud para ser reciclados.

5.4. A partir de 2009 se utilizarán solamente bolsas de basura fabricadas con biopolímeros de fécula de patata, 100% biodegradable y cumpliendo la normativa NF EN 13432, tanto para la recogida de restos vegetales para el compostaje (la misma bolsa se composta) como para la retirada de otros restos.

5.5. A partir de 2009 se eliminará totalmente el uso de bolsas de plástico, recurriéndose a papel y sobre todo a las biobolsas para embalar los artículos de venta (publicaciones, productos de la Huerta…).

6. Maquinaria, equipos y utensilios

6.1. Se preferirán los equipos y maquinaria que tengan los efectos menos negativos para el medio (con aceites lubricantes minerales, con fluidos refrigerantes no destructores de la capa de ozono, con bajo consumo de energía y agua, menos ruidosos, etc.).

6.2. Se optará por las herramientas y útiles más duraderos y con menos consumo en su elaboración de recursos naturales y energía.

6.3. Se revisarán regularmente los equipos y maquinaria para optimizar el consumo de agua y energía.

6.4. Se revisará el funcionamiento de los equipos, el calibrado de boquillas, etc., para garantizar que los tratamientos y labores no afectan a otras superficies distintas de las deseadas.

6.5. Se mantendrán en condiciones adecuadas los útiles de poda, siega, etc. para evitar la proliferación de enfermedades en las plantas.

6.6. En las operaciones de mantenimiento de la maquinaria evitar los derrames al suelo de combustibles, aceites y otros líquidos, pues podrían terminar en la capa freática.

6.7. Se minimizarán los ruidos producidos por la maquinaria eligiendo equipos menos ruidosos, manteniendo desconectados los aparatos cuando no se estén utilizando y realizando un mantenimiento de la maquinaria que permita reducir al mínimo las emisiones sonoras.

6.8. Gases de combustión (CO2, NOX, SOX): se reducirán las emisiones manteniendo desconectados los aparatos con motores de gasolina o gasoil cuando no se estén utilizando.

6.9. En el vivero las macetas y contenedores se reciclan durante años hasta su completa inutilidad. También se utilizan envases domésticos recuperados en semilleros y trasplantes.

7. Herbicidas y pesticidas

7.1. En el jardín Botánico y jardines del Campus se evita en lo posible el uso de productos químicos en el control de plantas adventicias, plagas y enfermedades mediante el empleo de técnicas no agresivas con el medio, empleando especies vegetales adecuadas y más resistentes a los ataques, productos fitosanitarios ecológicos y medios biotécnicos que controlan la proliferación de plantas y organismos indeseados.

7.2. En casos extremos en que deben emplearse insecticidas o fungicidas éstos son de baja toxicidad, priorizando el uso de sustancias menos peligrosas como piretroides o clorpirifos y cuidando de aplicar estrictamente la dosificación recomendada por el fabricante para reducir la peligrosidad de los residuos y la contaminación. En la “Huerta Ecológica” se recurre a tratamientos alternativos (agua jabonosa, dilución de nicotina, cenizas…).

7.3. Al término de las aplicaciones se vacían los envases para evitar contaminación.

7.4. En el almacenamiento de los fitosanitarios se siguen las siguientes pautas:

• Etiquetar de manera claramente visible las materias y los productos, con instrucciones claras de manejo.

• Seguir las normas de almacenamiento para cada producto.

• Mantener separados productos químicos que puedan reaccionar en contacto.

8. Ahorro energético

Se pretende alcanzar la mayor eficiencia energética con la minimización del consumo de energía en sentido amplio: actuando en los horarios, las costumbres optando por la adquisición de los recursos más próximos (reducción del transporte), uso de energías renovables, etc.

8.1. El horario de apertura del jardín se limita según la duración del día solar, con lo que no se gasta en iluminación, salvo la luz nocturna de la taquilla (de bajo consumo) de carácter disuasorio.

8.2. El horario de trabajo de los jardineros se adapta también al horario solar, con jornada de verano y jornada de invierno, al objeto de evitar mayores consumos (vestuarios, almacenes, talleres, invernaderos de producción) y de evitar los rigores extremos del verano a medio día y del invierno de madrugada.

8.3. Las fuentes y arroyos, aun las que funcionan con energías alternativas, se programan para su funcionamiento solamente a las horas de más afluencia de público.

8.4. Se pretende utilizar, en toda medida de lo posible, las fuentes de energía alternativas en todas las instalaciones del Jardín Botánico:

• En 2007 se puso a punto el primer módulo de energías alternativas (8 paneles fotovoltaicos, 12 acumuladores y un aerogenerador) para la recirculación del agua en los arroyos artificiales, desarrollando un taller específico sobre energías alternativas que se incluye en el programa de actividades de educación ambiental.

•En 2010 se instalará el segundo módulo, para climatización y humidificación del Invernadero de Cycadales. En años sucesivos se pretende construir ulteriores módulos similares para abastecer zonas aisladas (aulas, servicios…)

• En 2010-2011 está previsto construir un gran Cactarium, de cerca de 2.000 m2, que se climatizará únicamente mediante el empleo de energía solar y eólica.

•Está en estudio la reconversión de los actuales invernaderos de producción y exhibición que, si bien son relativamente eficientes en ahorro energético merced a la automatización mediante sondas y sensores de sus funciones climáticas, se pretende reducir o eliminar el consumo de energía no renovable (gas natural) mediante la instalación de paneles solares térmicos y fotovoltaicos.

8.5. La iluminación de aulas, vestuarios, almacenes, despachos y servicios se ha dotado de bombillas de bajo consumo. En los servicios públicos se ha instalado interruptores de luz activados por rayos IR para paliar posibles descuidos.

8.6. El personal del jardín Botánico está concienciado de la necesidad de realizar prácticas diarias de ahorro energético cuya suma tiene efectos de importancia:

• Apagar luces al abandonar despachos o almacenes, aunque vaya a ser por muy poco tiempo.

• No dejar nunca tractores, vehículos o maquinaria en marcha mientras no se estén utilizando.

9. Ahorro de agua

Se pretende alcanzar la mayor eficiencia en el uso de este recurso cada vez más escaso:

9.1. Favoreciendo el desarrollo de la microbiota del suelo, básica para optimizar la absorción de agua por los vegetales.

9.2. Realizando ligeros laboreos verticales y manteniendo una adecuada proporción de materia orgánica en el suelo para favorecer la acumulación y retención de agua.

9.3. Instalando dispositivos limitadores de presión, difusores y temporizadores, para disminuir el consumo de agua durante el riego.

9.4. Instalando masivamente, tanto en el Jardín Botánico como en los jardines de edificios universitarios y viales del Campus, sistemas eficientes de riego subterráneo por goteo y exudación.

9.5. Sustituyendo en la medida de lo posible las praderas y céspedes por cubiertas tapizantes de poco consumo hídrico.

9.6. Regando mediante programadores a las horas de mínima o nula insolación y con la dosificación mínima.

9.7. Implantando en la época estival medidas drásticas de restricciones de riego, haya o no imposición municipal2.

(2) El Jardín Botánico implementa en la segunda semana de julio las siguientes medidas:

Cierre de todas las electroválvulas de céspedes y praderas, proporcionando un solo riego semanal, al objeto de apoyar a las plantaciones de árboles y arbustos existentes en dichas praderas (frente al riego diario normalmente prescrito).

Cierre de todas las electroválvulas de los riegos automatizados de viales y bosquetes (de árboles y arbustos), que serán accionados solamente entre una y dos veces cada 10 días, al objeto de procurar un mantenimiento de mínimos. Esta medida no afecta a las plantaciones que se hayan efectuado ese mismo año, al objeto de procurar su supervivencia.

El personal de jardinería permanecerá especialmente atento a los signos externos que puedan manifestar árboles y arbustos al objeto de apoyar con riegos manuales, puntuales y comedidos, las plantaciones más sensibles o más recientes.

Se pretende también mantener la disponibilidad del recurso y aprovecharlo en todas sus posibilidades:

9.8. Los Invernaderos disponen de sistema de recogida de aguas pluviales que conducen el agua de lluvia al pozo del vivero.

9.9. El edificio de servicios en construcción dispone también de este sistema y el agua se almacenará en un aljibe subterráneo para uso de riego.

9.10. La laguna del JB dispone de rebosadero conectado al aljibe subterráneo principal de riego del JB para que el exceso en momentos de tormentas o lluvia intensa pueda recuperarse para riego.

9.11. La evaporación de la laguna y arroyos artificiales se compensa con el agua que aún discurre por el antiguo qnat o recogida de aguas pluviales que discurre subterráneo por los terrenos del campus y que antiguamente abastecía al convento de las carmelitas, en Alcalá de Henares.

10. Administración (oficinas)

Las pautas de comportamiento cotidiano sensibilizado son Reducir, Reutilizar y Reciclar:

10.1. Reutilización y reducción del consumo de papel: uso de sobres reutilizables de consumo interno y reutilización de sobres especiales que lo permitan, uso de libretas confeccionadas con recortes proporcionadas por la imprenta universitaria, almacenamiento y uso de papel reutilizable por su cara trasera, impresión solamente de los correos electrónicos que lo requieran e inclusión al pie de los mismos de la leyenda “Antes de imprimir este correo asegúrese de que lo necesita, el medio ambiente depende de nosotros y nosotros de él.” Siempre que sea posible se imprime por las dos caras.

10.2. Uso de papel reciclado: para la documentación interna que requiera imprimirse se utiliza papel reciclado sin blanquear. Para documentación que requiera mayor calidad se utiliza papel reciclado blanqueado.

10.3. Contribución al reciclado de papel: Se dispone de contenedores en cada despacho para reciclado de papel, recogidos por el servicio universitario correspondiente. Se dispone de una trituradora de papel cuyo producto se aprovecha en distintas actividades de educación ambiental, entre la que destacan la elaboración de papel artesanal, papel decorado con fragmentos de plantas, modelismo…

10.4. Reciclaje de basura: Se disponen y utilizan contenedores separadores de restos (orgánicos, envases, vidrios, además de los de papel y cartón proporcionados por la Universidad).

10.5. La iluminación de salas y despachos es mediante bombillas de ahorro energético.

10.6. Los cartuchos de tinta y tóner de impresoras se almacenan hasta su retirada por empresa de reciclaje.

Este Ideario de buenas prácticas medioambientales permanece continuamente abierto y sometido a discusión y mejora, nutriéndose de experiencias propias y ajenas y sumando actitudes y comportamientos de cada uno de los trabajadores y colaboradores que han hecho posible el desarrollo del Jardín Botánico y que también se ocupan del mantenimiento de los jardines y zonas verdes de la Universidad de Alcalá.

Alcalá de Henares, 28 de octubre de 2008. Rosendo Elvira Palacio, Director del Real Jardín Botánico Juan Carlos I, UNIVERSIDAD DE ALCALÁ. Antes de imprimir este documento asegúrese de que lo necesita; el medio ambiente depende de nosotros y nosotros de él.


Citas

«Virtud es conocer esas yerbas, que, según yo me voy imaginando, algún día será menester usar de ese conocimiento.»

Cervantes, Quijote (I, 10)