Portada del sitio > Grupos de Trabajo > Conservación de especies amenazadas

Conservación de especies amenazadas

Última actualización – Viernes 3 de abril de 2009.

La mayoría de los jardines botánicos modernos orientan su actividad hacia la conservación de plantas en peligro de extinción. Para un elevado número de plantas, se conservan semillas bien recolectadas y caracterizadas, en algunos casos se conocen sus condiciones de germinación, pero en otros no hay capacidad técnica para cultivarlas hasta producir nuevas semillas que garanticen la disponibilidad ilimitada de plantas amenazadas cultivadas “ex situ”. Es fácil constatar que muchas especies vegetales raras y en peligro de extinción todavía no se encuentran en cultivo en los jardines botánicos y para muchas de ellas no se conocen satisfactoriamente las condiciones técnicas que facilitan su cultivo y la producción de nuevas semillas. Este trabajo es ingente y para hacerlo posible se desarrolla el proyecto Phoenix, que promueve la AIMJB. Se pretende distribuir el esfuerzo entre sus socios de forma que en un plazo corto de años, entre todos, se disponga de protocolos de cultivo para una mayoría de plantas en peligro de extinción o raras. Un segundo objetivo es el de disponer de plantas para exhibirlas en los JJBB de manera que los visitantes y, particularmente, los estudiantes, puedan ver cómo son las plantas que se quieren proteger, conocer directamente cómo viven y aprender a valorar el esfuerzo colectivo de conservación en el conjunto del país. El proyecto no ha sido nunca financiado más allá de las capacidades de los JJBB y de la AIMJB. Pero en cambio se consideró una de las mejores ideas del año 2010 para la conservación efectiva de la biodiversidad.

Desde el JB de Barcelona se han ofrececido en el pasdo XII Simposio AIMJB a continuar la coordinación. Así pues, la coordinación de este grupo de trabajo la lleva David Bertran (dbertran@bcn.cat), técnico de colecciones del Jardí Botànic de Barcelona (www.jardibotanic.bcn.cat/).


RSS feed

Citas

«Virtud es conocer esas yerbas, que, según yo me voy imaginando, algún día será menester usar de ese conocimiento.»

Cervantes, Quijote (I, 10)